icon-twitter icon-facebook icon-linkedin icon-google+
area usuariosAcceso Pacientes

CONTACTE CON NOSOTROS

638 66 28 15638 66 28 15

Consulta clínica|Informes Periciales|Criminóloga
volver a ARTÍCULOS

Sobre la posible enfermedad que padecía el copiloto

30-03-2015

Que no cunda el pánico y caigamos en el tópico que tantas y tantas veces hemos oído: “toda persona que padece una enfermedad mental es peligrosa”. Ahondando un poco mas, tampoco la enfermedad que coloquialmente llamamos  “depresión”, se corresponde con las enfermedades mentales propias del estado del ánimo, que son muchas y variadas (distimia, trastorno bipolar, cioclotimia, depresión mayor, etc.). Bajo el término coloquial de “depresión”, descubrimos los psiquiatras, tras la valoración clínica del enfermo, verdaderas enfermedades mentales muy graves tales como las psicosis, las adicciones, las psicopatías y otras.

Por tanto, con respecto a la posible enfermedad mental que padecía el copiloto y por la que le concedieron la baja laboral, conocemos poco. Las fuentes de información relevantes son los testimonios de sus familiares, de sus amigos, de sus compañeros, así como sus antecedentes psiquiátricos y médicos.

Hasta la fecha, hemos conocido que con anterioridad había estado de baja laboral durante un largo periodo de tiempo, restableciéndose posteriormente. Estos datos,  de baja laboral prolongada y de mejoría y de reincorporación al mundo laboral, nos puede hacer sospechar  que la enfermedad mental no era de carácter leve (como puede ser un estado de ánimo alterado tras una ruptura sentimental, un conflicto puntual en el trabajo o un contratiempo inesperado),  porque en estos casos, y con un apoyo social adecuado (como parece ser al disponer de una familia y un trabajo estable) es de prever una pronta recuperación.

Sabemos que ha tenido una o mas parejas; es decir , una persona que no tenía en principio dificultades en iniciar relaciones sociales. Esto también nos puede ayudar a descartar enfermedades mentales en las que presentan grandes dificultades en ello,  con rasgos muy desadaptativos  tales como determinados trastornos de personalidad o algunas formas de Esquizofrenia.

Su apariencia social “normal”, nos da mucha información. Su capacidad intelectual nos da mucha información. El haber superado pruebas psicotécnicas descartaría la presencia de trastornos graves de personalidad.  Aparentemente un chico integrado en la sociedad, sin excentricidades evidentes y sin embargo con una conducta ese día espeluznante, capaz de quitarse voluntariamente su vida y la de otros 149 mas.

¿Qué enfermedad mental puede padecer una persona capaz de actuar con tal frialdad y al mismo tiempo aparentemente normal a la mayoría de personas?

Pues una enfermedad denominada: Trastorno Delirante, en el que sin duda, su estado de ánimo también podía estar deprimido. Un estado de ánimo deprimido como consecuencia de la presencia de unas ideas falsas derivadas de una interpretación errónea de la realidad.  ¿qué interpretación falsa ha hecho de la realidad? Difícil saber, pues pueden ser tantas como mentes humanas hay. Puede ser de grandiosidad: creen que desempeñan un rol especial en el mundo o que poseen alguna habilidad especial; puede ser persecutorio: donde están convencidos de que otros quieren hacerles daño, etc.. Lo que es evidente es que “ocultó su enfermedad”. ¿Y ello por qué?¿Por qué no tenia conciencia de estar enfermo? , ¿Porque le dominaban sus ideas delirantes?...todo apunta a la presencia de una Psicosis, un trastorno delirante, que a diferencia de la Esquizofrenia, la persona es capaz de hacer una vida normal, aunque no acepta tener una enfermedad mental. La persona que padece “una depresión franca”, no se siente capaz de vivir, y si decide quitarse la vida, como mucho ampliará el suicidio a sus seres queridos, lo que llamamos “suicidio ampliado” y suelen dejar un testimonio escrito, pero no quitaría la vida de personas que no conoce; sin embargo un Psicótico, fruto de sus ideas erróneas o delirantes, si puede ser capaz de ello, con la frialdad correspondiente pues puede llegar a pensar que con su conducta “va a salvar al mundo”. El delirio influye en su conducta. Es una enfermedad relativamente infrecuente. Por ello los psiquiatras tenemos que tratar a estos pacientes en contra de su voluntad.

La verdadera enfermedad mental que padecía el copiloto, solo la conoce una persona: el profesional medico que realizó la valoración clínica de su estado mental.